"Tras cada hombre viviente se encuentran treinta fantasmas, pues tal es la proporción numérica con que los muertos superan a los vivos. Desde el alba de los tiempos, aproximadamente cien mil millones de seres humanos han transitado por el planeta Tierra. Y es en verdad un número interesante, pues por curiosa coincidencia hay aproximadamente cien mil millones de estrellas en nuestro universo local, la Vía Láctea. Así, por cada hombre que jamás ha vivido, luce una estrella en ese Universo." Arthur C. Clarke

viernes, 8 de febrero de 2008

Dave, ¿soñaré?

Estas son las últimas palabras que la computadora HAL9000 le dice a David Bowman justo antes de que éste la desconectase, en la gran obra de Arthur C. Clarke “2001. Una Odisea del Espacio”. Es una frase perturbadora que nos lleva a plantearnos el origen mismo de la conciencia, nuestra esencia como individuos. La conciencia, la mente, el alma.

La ciencia lleva siglos estudiándola, y algo hemos avanzado. Pero los experimentos que se están realizando en la última década nos dan unos resultados realmente sorprendentes. Unos resultados que atentan contra el libre albedrío y contra nuestra concepción de conciencia. Según un reciente estudio, el presente dura tres segundos. Eso es lo que abarca nuestra conciencia, tres segundos entre el futuro que aun no existe y el pasado que ha dejado de existir. Tres segundos de transición. Otro estudio de Benjamín Libet afirma que somos los últimos en enterarnos de lo que nuestro cerebro tiene intención de hacer, que la conciencia va retrasada medio segundo con respecto a la realidad. Este experimento muestra una perturbadora separación entre realidad y conciencia.

Para entender mejor nuestra conciencia, podemos preguntarnos, ¿podemos crear una conciencia artificial? Sin duda llegaremos a crear procesos que simulen artificialmente un alto nivel de inteligencia. Podría decirse que en el futuro crearemos inteligencia artificial con capacidades superiores a las nuestras. Pero inteligencia no tiene nada que ver con conciencia. Son dos términos absolutamente independientes. No somos capaces de dar una definición convincente a ninguno de los dos, pero sabemos qué es inteligencia y qué es conciencia. Podemos crear un sistema electrónico con un nivel de inteligencia enorme, pero nunca adquirirá conciencia. Algo similar podemos decir de los sentimientos. Podemos crear un ser artificial que imite los sentimientos humanos, que recree las acciones que una persona realizaría ante determinados sentimientos, de forma que parezca que ese ser siente como nosotros. Incluso podríamos crear un equipo que sienta de verdad, que sufra dolor, que sienta alegría. Podría llegar a realizarse imitando las actividades de determinadas hormonas y neurotransmisores de los seres vivos. Pero eso sigue estando muy alejado de la conciencia.

Podríamos también preguntarnos, ¿porqué tenemos conciencia de nosotros mismos? Al fin y al cabo, la conciencia no es evolutiva. Evolutivas son las acciones ante determinados estímulos, o la inteligencia para la resolución de problemas. Pero no la conciencia. Entonces, ¿porqué la naturaleza nos ha dotado de conciencia? Es más, ésta conlleva unos procesos químicos que podemos definir como un auténtico despilfarro de energía, lo que evolutivamente es un gran lastre. Pero en cambio somos conscientes. ¿Porqué?.

Si una máquina siente como nosotros, si tiene una inteligencia superior a la nuestra, ¿es esta máquina consciente? Pues no. La conciencia supone algo más. Podría incluso responder a estímulos como el conocer su futura desconexión con una perturbadora similitud a la actitud humana, ya que así se lo mandan sus algoritmos. Así, nos preguntará “Dave, ¿soñaré?”, pero será una pregunta vacía, sin una conciencia detrás. Pero admitir que no se puede crear una conciencia artificial implica admitir que la conciencia escapa del ámbito de lo físico, introduciéndonos en un ámbito que desconocemos.

La única conciencia de la que podemos estar completamente seguros es la nuestra. Pero planteémonos algo más, si unas pocas conexiones neuronales pueden dar lugar a una conciencia, unas pocas uniones NPN de silicio también podrían hacerlo. Yo realmente no lo creo, no creo que uniendo un poquito de masa podamos crear una conciencia. Creo que hace falta algo más, algo que se nos escapa y que se escapa del ámbito de la ciencia. Si no, volveríamos a la vieja pregunta de ¿dónde reside la mente, en la materia o en su estructura? Por más vueltas que le demos jamás llegaremos a ninguna respuesta, quizá nuestro sino es divagar hasta el último de nuestros días, cuando nos preguntemos, ¿soñaré?

8 comentarios:

Daniel dijo...

Tiene ud. un premio en mi blog, pase a recogerlo.

Con admiración.

Daniel

Jesús María Matute Carrasco. dijo...

deberia quitar usted el nombre de ciencia en su pagina, porque no actua como cientifico, no tiene la misma mirada ante las cosas q desconoce q un cientifico.
sus dos ultimas entradas asi lo demuestran.
en la anterior refuta las ideas de la wikipedia, sin ver mas alla, de q la wiki es una herramienta, no un fin, no todas las definiciones de la wiki son exactas, son aproximaciones, como herramienta hay q saber usarla y ser esceptico en tomarla como verdadera, cualquier cientifico hace eso mismo de cualquier descubrimiento nuevo, lo asumimos pero antes hay q refutarlo, usted toma ciertas informaciones como dogmas de fe, como la diferencia entre embrion, feto y ser humano,q aun nadie ha sabido diferenciar absolutamente.
en el siguiente post sobre intelegicencia y consciencia, mas de lo mismo, despilfarro energetico en contra de la evolucion la conciencia???, igual q el radar por ultrasonidos de los murcielagos, eso si que es gasto energetico, y mire usted cuantos existen, y sobre todo poner como respuesta q la consciencia viene de algo no fisico q nunca sabremos...no es ciencia, eso es fe.
un saludo y lo borrare mis blogs, aunque seamos de la misma ciudad.

Adivagar dijo...

Daniel, muchas gracias, me pasaré enseguida por tu blog.

Jesús, sinceramente no le comprendo. Creo que ha interpretado las entradas de forma completamente diferente a lo que quería decir. Si eso le da motivos para escribir un comentario tan despectivo, celebro dejar de tener como lector a una persona así, sinceramente.

Le invito a mirar las etiquetas de las dos entradas. ¿qué pone? "divagaciones" ¿Pone "ciencia" en alguna de las dos? No, ¿verdad? Ambas entradas son solo eso, divagaciones sin más propósito que enredarse en elucubraciones sin final aparente. Se disfruta con ello, se lo aseguro, no hace falta ser tan cuadriculado como demuestra en su comentario.

Y además sin motivo alguno. La entrada de la wikipedia nada tenía que ver con la ciencia, sino con el relativismo moral. Por supuesto que la wiki es una herramienta, que uso muy a menudo (no tiene más que ver los enlaces de muchas de mis entradas), y jamás las he tomado por verdaderas de por sí. Tengo mi propio criterio.

Veo que no ha leído bien la entrada, porque sino no se entiende eso de embrión, feto y ser humano como dogma de fe. Si la lee con detenimiento verá que está diciendo exactamente lo mismo que yo.

Con respecto a la conciencia, podemos discutir detenidamente su contribución a la evolución en determinados escenarios. Y vuelvo a repetir, hablamos de conciencia, no de inteligencia. Pero es algo que se podría discutir, no irrumpir de esa manera tan despectiva.

¿Fe y ciencia? Vuelve a mezclar términos que nada tienen que ver. Sin duda no ha entendido la entrada.

Supongo que estaría usted de mal humor al hacer el comentario, porque no comprendo esas ganas de hacer sangre, sinceramente. Si no te gusta el blog, pues no lo leas, no es necesario comportarse con esa mala fe.

Adivagar dijo...

Bueno, después de visitar su blog no me extraña que esté de mal humor... Le recomiendo un poco de optimismo y no volcar sus frustraciones en los demás.

Martha Colmenares dijo...

Hola, Adivagar, hay un premio para ti en mi blog. Si gustas recogerlo. Un abrazo, Martha

incorrecto dijo...

Veo que tienes en estos comentarios dos premios y un castigo. Pues anótate un tres auno conmigo. Me parece una entrada excelente.
No está mal poner a la ciencia ficción en su sitio. Y no estoy hablando de Odisea 2001, sino de wiki.

Adivagar dijo...

Martha, muchísimas gracias, me paso en unos minutos.

Incorrecto, gracias también a ti. Lo del "castigo", es que no dejan de sorprenderme determinadas actitudes que hay en los blogs. Son ganas de terminar con una úlcera, ganas de molestar, porque sino no se entiende el comentario. Simplemente ganas de ofender, sin razonar nada, diciendo obviedades o mentiras y hablando como si estuviera en posesión de la verdad. Me molesta mucho esa mala baba, como la que muestra el tal Jesús Matute. Es violencia verbal sin más motivación que molestar.

Daniel dijo...

adivagar:
Quédate con las opiniones de los que leemos habitualmente tu blog. Nos gusta lo queescribes y cómo lo escribes. Por eso volvemos siempre.

Un saludo

Related Posts with Thumbnails