"Tras cada hombre viviente se encuentran treinta fantasmas, pues tal es la proporción numérica con que los muertos superan a los vivos. Desde el alba de los tiempos, aproximadamente cien mil millones de seres humanos han transitado por el planeta Tierra. Y es en verdad un número interesante, pues por curiosa coincidencia hay aproximadamente cien mil millones de estrellas en nuestro universo local, la Vía Láctea. Así, por cada hombre que jamás ha vivido, luce una estrella en ese Universo." Arthur C. Clarke

lunes, 5 de noviembre de 2007

Amanecer de Tierra


Posiblemente esta sea la foto más famosa de toda la carrera espacial. Me llama la atención que en muchos medios de comunicación se la presenta como un amanecer de Tierra en la Luna. Y me llama la atención porque es erróneo. Como pasa muchas veces en nuestras aventuras más allá de la Tierra, el sentido común nos juega una mala pasada. El sentido común está perfectamente adaptado a las condiciones terrestres, pero no a las extraterrestres. Me explico: desde la superficie de la Luna la Tierra no se mueve. Permanece continuamente fija en el mismo punto del cielo, siempre ocupando el mismo lugar en la bóveda celeste selenita, por lo que la Tierra nunca podrá salir o ponerse tras el horizonte.

Como sabéis, la Luna muestra siempre la misma cara a la Tierra, luego es imposible que mirando nuestro planeta desde la Luna éste se desplace lentamente, como hace nuestro satélite visto desde aquí abajo. Pero bueno, también tengo que decir que esto debe puntualizarse, pues no es del todo correcto.

Debido a la excentricidad de la órbita lunar, la inclinación del eje de rotación de la Luna con respecto al plano de la eclíptica y al movimiento de rotación de la Tierra en el curso de una revolución sideral, se logra ver una extensión superficial mayor que la de un hemisferio del satélite, como si estuviese animado de ligeros balanceos de este a oeste y de norte a sur. Estos movimientos aparentes se conocen con el nombre de libraciones y son 3: libraciones en longitud, libraciones en latitud y libración diurna. Esto se traduce en que hay unas pocas zonas, en el límite entre la cara vista y la oculta, en la que la Tierra sale tras el horizonte, se eleva ligeramente, y se vuelve a ocultar, en un movimiento algo similar al aparente del sol cerca de los polos terrestres. Aquí podéis ver una buena animación en la que se aprecia claramente cómo oscila la luna debido a esos movimientos de libración.

La segunda puntualización es que esa foto fue tomada desde el Apolo VIII en órbita lunar en diciembre de 1968. Al estar en órbita, desde la nave sí que se podría ver la Tierra saliendo o poniéndose sobre el horizonte selenita. Pero sería un amanecer artificial, causado por el movimiento de la nave, no por los movimientos de los cuerpos celestes. No obstante, la belleza que nos muestra la fotografía no deja de ser sobrecogedora. Nuestro pequeño punto azul pálido visto desde muy cerca, a solo 384.000 kilómetros de distancia.

6 comentarios:

Adamantio dijo...

Te recomiendo un soporífero documental de Discovery Channel sobre qué ocurriría en la Tierra si la luna desapareciera. A mí me durmió, pero puede que tú lo disfrutes.

Saludos.

saiz dijo...

Me ha gustado la entrada. Este lenguaje astrofísico parece poético porque nos sitúa en la insignificancia y reductibilidad de nuestro existir.

Por cierto, una vez leí que la única obra humana que puede divisarse a simple vista desde la Luna es la gran muralla china (una obra de guerra, no podía ser de otra manera). Aunque también he leído que el canal de Suez es visible igualmente desde la Luna sin necesidad de telescopio. ¿Sabes si estas afirmaciones son ciertas, o son fruto de la presuntuosidad?

He leído también un texto de Carl Sagan que tienes colgado más abajo, acerca de la irrepetibilidad de cada ser humano, no solamente en la Tierra, sino a nivel cósmico. Porque si hay vida fuera de la Tierra no será, desde luego, vida humana. En fin, ojalá sea otra clase de vida mejor, donde los vivientes no se aniquilen entre sí. Ojalá que haya más vida en el universo, pero vida sin masacres, hambrunas, misiles nucleares, napalm. De otro modo, no merecería la pena.

Adivagar dijo...

Adamantio, lo he visto, lo he visto, y la verdad es que comprendo que te pareciera infumable. El tema es realmente apasionante, a mí me interesa mucho, pero ese documental no está nada bien conseguido. No creo que cueste tanto hacer un documental interesante cuando el tema es interesante. Pero lo han conseguido, es realmente un muermo. En vez de realizar animaciones o recrear ambientes, te plantan las imágenes directamente de aplicaciones de estudio para que veas el balanceo del eje terrestre, y esas aplicaciones son para eso, para estudiar consecuencias, no para divulgar. Pero el tema es muy interesante, algún día le dedicaré una entrada. La luna rige muchos aspectos de la vida en la Tierra (pero no precisamente el ciclo menstrual de las mujeres, como muchos piensan, o el momento de dar a luz, o los momentos agudos de esquizofrenia, ni la violencia, ni la vida sexual, esos son mitos).

Adivagar dijo...

Saiz, yo creo que la ciencia encierra mucha poesía. Como cualquier cosa que contenga belleza, misterio o melancolía. Pero bueno, ¡qué te voy a contar a ti de poesía!

Lo de la muralla china tiene más de presuntuosidad que de realidad. Desde la Luna no se ve ninguna obra humana. Casi ni siquiera se distinguen islas enormes como Madagascar o Nueva Zelanda. Eso sí, dicen que es la única que se distingue desde el espacio. Eso tampoco es muy acertado, y aunque parezca mentira, sigue siendo muy controvertido. Hace poco se montó una buena polémica en China porque a su primer astronauta (o taikonauta) se le ocurrió decir que no se veía. Fue obligado a desdecirse en público, rectificó y luego rectificó su rectificación... un show. Dicen que lo que se puede observar desde el espacio es el cambio de color provocado por la diferente vegetación a ambos lados en algunas zonas, pero no es algo muy llamativo. También se pueden ver otras obras, como las pirámides y un número bastante alto de presas. Pero eso sí, únicamente desde el límite de la atmósfera, a solo unos 100Km de altura (la luna está a 384.000). Nuestro mundo es mucho más grande de lo que a menudo imaginamos.

Natalia Pastor dijo...

Muy interesante tu entrada,adivagar.
Respecto a lo que dice saiz,de otras vidas inteligentes,si de verdad lo son(lo de "inteligentes"),seguro que no aparecen por nuestro planeta.

Butzer dijo...

Te he dejado un meme en mi blog. Saludos.

Related Posts with Thumbnails