"Tras cada hombre viviente se encuentran treinta fantasmas, pues tal es la proporción numérica con que los muertos superan a los vivos. Desde el alba de los tiempos, aproximadamente cien mil millones de seres humanos han transitado por el planeta Tierra. Y es en verdad un número interesante, pues por curiosa coincidencia hay aproximadamente cien mil millones de estrellas en nuestro universo local, la Vía Láctea. Así, por cada hombre que jamás ha vivido, luce una estrella en ese Universo." Arthur C. Clarke

miércoles, 11 de julio de 2007

Investigación espacial en nuestra vida diaria

Cada vez que se hacen públicas las millonarias inversiones en nuestra aventura espacial surgen voces críticas, nacidas de la demagogia o del desconocimiento, que alzan la voz contra un gasto que piensan exagerado e inútil. Para muchos es tirar el dinero. En nuestro día a día no somos conscientes de que vivimos rodeados de productos nacidos para el espacio.

Podemos empezar el análisis con la rentabilidad económica. Diversos estudios apuntan que por cada dólar invertido por EEUU en la carrera espacial, han obtenido tres gracias a los productos patentados en su investigación. Aun hay muchos que no quieren enterarse de las bondades de la inversión (no gasto) en I+D. Son inversiones a largo plazo, y pocos miran más allá de unos pocos meses.

El segundo punto, impagable para los amantes de la ciencia, del saber, del avance tecnológico, de la innata curiosidad humana, es el conocimiento de nuestro entorno, del inmenso escenario en el que vivimos. Supongo que pocos, fuera del mundo académico y teórico, saben qué es un pulsar o dónde está la nube de Oort. Los agujeros negros, exoplanetas o estrellas de neutrones les parecen temas de ciencia ficción. Es difícil hacer ver que ese universo es en el que estamos inmersos todos, en el que transcurre toda nuestra vida a merced de sus leyes, que tan real es un agujero negro o un asteroide como el monitor que estás mirando ahora mismo.

Por último, los beneficios que disfrutamos en nuestra vida diaria gracias a la investigación espacial son realmente sorprendentes. Algunos tan sencillos como el film transparente para congelar o el papel de aluminio. Gracias al espacio tenemos pañales de usar y tirar, y podemos comunicarnos mediante móviles. En el campo de la medicina los avances han salvado millones de vidas gracias a productos originados en la investigación espacial, como el marcapasos, la cirugía láser, las ecografías. También se han salvado vidas gracias a los detectores de humo. Usamos diariamente los códigos de barras, sin los cuales hacer la compra sería algo muchísimo más lento, además de los beneficios en el manejo de stock para cualquier empresa. Todos los días usamos pasta de dientes o gafas de sol, o productos con velcro o recubiertos por teflón, o herramientas inalámbricas, o el microondas, o los discos compactos y DVDs, también todos ellos productos derivados de la investigación espacial. Eso por no hablar de la navegación GPS o de la televisión vía satélite, de la información meteorológica obtenida por satélites geoestacionarios, o de la información obtenida por toda la enorme flota de satélites de diverso tipo que vuela silenciosa sobre nuestras cabezas: deforestación, riadas, terremotos, niveles de ozono, glaciales, incendios forestales, cosechas, bancos pesqueros, poblaciones marinas a proteger, etc, etc, etc. Sin la investigación espacial no tendríamos un google earth para planificar nuestros viajes y sería imposible mantener en el aire una flota de aviones tan grande como la que hay en cada momento volando, por lo que viajar por el mundo sería algo muchísimo más caro.

Audífonos digitales, bombas cardiacas en miniatura, telas resistentes al fuego, detectores de minas, sistemas de reciclado y purificación de agua. La inmediatez de las noticias se la debemos a la red de satélites de telecomunicaciones, que han convertido el mundo en una aldea global.

La vida moderna sería muy diferente sin los productos que nos están cayendo desde el espacio día a día. Si no continuamos con esta investigación nos estaríamos privando de infinidad de productos que mejorarán nuestra calidad de vida, salvarán infinidad de vidas (quizá la nuestra) y, lo que es peor, quedaremos ciegos a la verdad que se esconde en las estrellas.

4 comentarios:

Maripuchi dijo...

Yo creo que la gente (generalizando, que no me gusta nada) no comprende la investigación que tú denominas "espacial" porque suele ser bastante críptica y, ha estado bastante militarizada a lo largo de su existencia.

A la gente de la calle, la existencia de púlsares o de galaxias lejanas se la trae al pairo ... y evidentemente, no tanto el velcro o el papel de aluminio ...

Cuando las cosas se tocan, se ven ... se comprenden. Más información, más comprensión.

Scout Finch dijo...

Pues yo tengo que confesar que, a pesar de que me interesa mucho todo el tema de la investigación espacial, a veces me parecía algo excesivo el gasto y no le veía del todo la utilidad, aparte de los conocimientos que nos proporcionaba y de lo apasionante que me parece.

Pero después de leer tu entrada, me he quedado muy tranquila y ya no me produce ningún tipo de remordimiento apoyar, moralmente, claro, lo que hacen los científicos y su pasión por el espacio.

Besos.

Adivagar dijo...

La verdad es que es una investigación que a veces se vende muy mal.

Económicamente es mucho más barato mandar una misión autónoma a la luna, por ejemplo, que una tripulada. Y científicamente no hay gran diferencia. Pero los retos que suponen mantener vivos a varias personas en un ambiente tan hostil hacen que de la investigación de materiales, electrónica, etc, se beneficie toda la humanidad.

Por ejemplo, cada kilo que se pone en órbita cuesta mucho dinero, por lo que se pensó en deshidratar la comida para que pesara menos y se hidratara con el agua reciclada de la estación espacial. Resultado: los supermercados están repletos de comida deshidratada. Hombre, el ejemplo no es que salve vidas, pero hay otros que sí.

Pero bueno, una cosa no quita la otra: hay algunas misiones o investigaciones que no han sido muy afortunadas... Y efectivamente, hace unos años estaba excesivamente militarizado. Pero bueno, eso se va superando.

Un Beso.

Dardo dijo...

Ya te he dicho amigo. Que sueles hablar muy clarito. No sólo la investigación espacial; la misma investigación militar ha posibilitado que hoy tú y yo estemos conectados gracias a esta maravillas de Internet.

Hay que tener la mente muy amplia para comprender que la investigación en general es fundamental.

Related Posts with Thumbnails